No hay que sufrir efectos secundarios con la vacuna contra covid

Después de que te pusieran en el brazo pus de un hervor de viruela, seguirían tres semanas de fiebre, sudores, escalofríos, sangrado y purgas con medicinas peligrosas, acompañadas de himnos, oraciones y sermones sobre el fuego del infierno recitados por rígidos predicadores.

En general, con la vacuna de la viruela, el proceso funcionó y las personas lo prefirieron a soportar la viruela “natural”, que mató a cerca de un tercio de quienes la contrajeron. Los pacientes a menudo estaban agradecidos por la prueba de inmunización, una vez que terminaba, claro.

“Por lo tanto, mediante la Misericordia de Dios, he sido preservado a través del Moquillo de la Viruela”, escribió un tal Peter Thatcher en 1764, después de someterse al proceso en un hospital de vacunación de Boston. “Muchos y atroces han sido mis pecados, pero espero que sean lavados”.

Hoy, una vez más, los estadounidenses están sorprendentemente dispuestos, incluso ansiosos, de sufrir un poco por la recompensa de la inmunidad contra un virus que ha puesto al mundo al borde del abismo.

Aproximadamente la mitad de los vacunados con las dos dosis de Moderna o Pfizer-BioNTech, y en particular las mujeres, experimentan molestias: desde brazos calientes y doloridos hasta escalofríos, dolor de cabeza, fiebre y agotamiento. A veces se jactan de los síntomas. A menudo les dan la bienvenida.

La sospecha sobre lo que contenían las inyecciones creció en la mente de Patricia Mandatori, una inmigrante argentina en Los Ángeles, cuando apenas sintió la aguja penetrando en su brazo después de su primera dosis de la vacuna de Moderna, en una cita de marzo.

Sin embargo, un día después, con satisfacción, “sintió como si me atropellara un camión”, dijo Mandatori. “Cuando comencé a sentirme mal, dije: ‘Sí, me vacunaron’. Estaba feliz. Me sentí aliviada”.

Si bien los síntomas muestran que el sistema inmune está respondiendo a la vacuna de una manera que protegerá contra la enfermedad, la evidencia de los ensayos clínicos mostró que las personas con pocos o ningún síntoma también estaban protegidas. No te sientas mal si no te siente mal, dicen expertos.

“Esta es la primera vacuna en la historia en la que alguien se ha quejado de no tener síntomas”, dijo el doctor Paul Offit, inmunólogo y director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Philadelphia.

Existe alguna evidencia de una respuesta inmune más fuerte en las personas más jóvenes y en las que se enferman cuando se vacunan. Un pequeño estudio de la Universidad de Pennsylvania mostró que las personas que informaron efectos secundarios sistémicos como fiebre, escalofríos y dolor de cabeza pueden haber tenido niveles algo más altos de anticuerpos. El gran ensayo de la vacuna de Pfizer mostró la misma tendencia en pacientes más jóvenes.

Pero eso no significa que las personas que no reaccionan severamente a la vacuna estén menos protegidas, explicó la doctora Joanna Schaenman, experta en enfermedades infecciosas e inmunología del envejecimiento en la Escuela de Medicina David Geffen de la UCLA.

Si bien los síntomas de la enfermedad son, sin duda, parte de la respuesta inmune, la respuesta inmune que cuenta es la protección, dijo. “Eso se conserva en todos los grupos de edad y es probable que sea independiente de si la persona tuvo o no efectos secundarios locales o sistémicos”.

Se cree que las respuestas del sistema inmune que producen síntomas posteriores a la vacunación son desencadenadas por proteínas llamadas receptores tipo toll, que residen en ciertas células inmunitarias. Estos receptores son menos funcionales en las personas mayores.

Pero otras partes de tu sistema inmune están respondiendo más gradualmente a la vacuna al crear los tipos específicos de células necesarias para proteger contra el coronavirus. Estas son las llamadas “células B de memoria”, que producen anticuerpos para atacar el virus, y las “células T asesinas” que rastrean y destruyen las células infectadas por el virus.

Muchas otras vacunas, incluidas las que previenen la hepatitis B y la neumonía bacteriana, son muy eficaces y tienen perfiles de efectos secundarios relativamente leves, apuntó Schaenman.

Si se tiene una reacción fuerte a la vacuna “es una cuestión interesante pero, en cierto sentido, no es vital”, dijo el doctor William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt. En resumen, dijo: “No hay que preocuparse por eso”.

Hubo un tiempo en que los médicos recetaban aceite de hígado de bacalao y la gente pensaba que los medicamentos tenían que tener mal sabor para ser eficaces.

Las personas que se enferman después de la vacunación contra covid “sienten que hemos tenido un poco de sufrimiento, que hemos enfrentado al enemigo”, dijo Schaenman (que tuvo un poco de fiebre). “Cuando no tienen los efectos secundarios, sienten que les han robado la experiencia”.

Aún así, los efectos secundarios pueden ser una señal esperanzadora, especialmente cuando terminan, dijo Eddie Anderson, líder de la Iglesia Cristiana McCarty Memorial, quien ha liderado los esfuerzos para vacunar a los feligreses de raza negra de Los Ángeles. Los ayuda a atravesar el período difícil recordándoles los alegres reencuentros con hijos y nietos que serán posibles después de la vacunación.

“Soy un pastor cristiano”, dijo. “Les digo: ‘Si superan el dolor y la incomodidad, la curación está del otro lado. Puedes volver a ser completamente humano”.

POR KHN