La violencia está en casa, no sólo en las calles: SESEP

43
La violencia está en casa, no sólo en las calles: SESEP

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- La violencia familiar es uno de los delitos que con mayor frecuencia ocurre en el país y está ubicado entre los primeros lugares en Tamaulipas en cuanto a incidencia delictiva, informó el Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública (SESESP).

La violencia no sólo está en las calles, sino en los hogares y en el ámbito familiar, por lo que es importante prevenir que esta ocurra, agregó la dependencia.

Un parámetro es que del total de llamadas que se reciben a la línea de emergencia 9.1.1, alrededor de 85 por ciento corresponden a denuncias por violencia familiar, violencia de género, violencia de pareja y maltrato infantil, las cuales son atendidas con la presencia de corporaciones policiales y/o canalizadas a autoridades ministeriales o de apoyo a la familia.

La violencia familiar se define como la violencia física, verbal, moral o psicológica en contra de algún miembro de la familia que el victimario -hombre o mujer- realiza en forma reiterada y continua.

Entre enero a noviembre de 2019 se registraron 7,183 llamadas por violencia familiar al 9.1.1, la mayoría de ellas los días viernes y sábado. Y más de la mitad relacionadas con la ingesta de alcohol. 

La violencia familiar en Tamaulipas es una problemática cuyos detonantes principales se asocian con el consumo de alcohol y sustancias prohibidas y las consecuencias en las víctimas van desde lesiones físicas, ansiedad, depresión, trastornos, consumo de alcohol y drogas hasta violencia que se transmite a otras generaciones, agregó el SESESP.

Otra de las consecuencias es que las víctimas de violencia normalizan el entorno violento y generan alta tolerancia a situaciones de violencia, así como la capacidad de desarrollar y transmitir conductas agresivas hacia otras personas.

Ante esta situación Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública (SESESP) llamó a prevenir la violencia familiar, a que sean las propias personas quienes detecten si son víctimas o victimarios, y denunciar al 9.1.1 o acudir a dependencias de apoyo a la familia.