Especialistas llaman a revalorar el arte digital con la crisis sanitaria

104
Especialistas llaman a revalorar el arte digital con la crisis sanitaria

El trabajo digital tiene que ser reconsiderado en la medida que está subvalorado por las instituciones culturales, coincidieron la curadora Gabriela Cepeda (Veracruz, 1985) y el artista digital Canek Zapata (Ciudad de México, 1985) al participar en el chat en vivo Estrategias de exposición en Internet, como parte del programa pedagógico de la 14 Bienal Femsa. Tal vez una pintura hecha en tres horas se cotiza en 10 mil pesos, mientras una página web elaborada en seis meses sólo alcanza mil pesos, ejemplificó Zapata.

Para los expositores, corresponde a la comunidad artística no permitir esta devaluación, muy evidente actualmente con todas las instituciones culturales que piden contenidos gratis. Esta falta de valoración se extiende a los espacios digitales de la red misma, ya que refritean contenidos, apuntó Cepeda, también crítica de arte.

En el futuro, continuó Zapata, las instituciones culturales deberán tener colecciones de obra digital. Algún museo por allí poseerá un par de piezas, aunque guardadas, ya que no saben cómo articularlas conceptualmente en el espacio físico. Además, suelen relacionarlas con la ciencia no obstante que permiten otra experiencia estética.

Según Cepeda y Zapata, entrevistados por La Jornada, no hay por qué canalizar todo bajo un criterio pedagógico, simple y forzado. Una pieza digital tendrá algo científico porque es aplicable a la tecnología, aunque eso no implica que sea lo más relevante.

La actual pandemia, causada por el Covid-19, y la política de sana distancia, conllevan a una revisión de los modos de hacer las cosas. Los museos y las instituciones artísticas tendrán que reflexionar sobre la necesidad de tener exposiciones y actividades en línea. De trasladar sus actividades presenciales a Internet, expresó Zapata.

Que no sólo se piense ahora durante la contingencia, sino que se den cuenta de que estas actividades deben dejar de ser concentradas de manera presencial en la Ciudad de México. El arte digital y las actividades en el mundo virtual también son una oportunidad para expandir las publicaciones, añadió Cepeda.

Otras necesidades y público

Zapata, por su parte, recordó que el arte digital no responde a las mismas preguntas o necesidades que las disciplinas más tradicionales: “No podemos decir que es una experiencia igual ir a un museo o ver una obra en forma digital. No sólo es tomar una foto a la Mona Lisa y subirla a Internet, sino generar nuevas experiencias, con nuevos objetos, con cosas que pertenecen a la red”.

Para el artista, es mejor y más cómodo ver el famoso cuadro de Leonardo da Vinci en Internet que en el Museo del Louvre, porque lo puedes amplificar, ver de cerca, aunque no sólo eso, también lo puedes alterar, modificar y animar.

Ver obra en un página web tiene características diferentes a hacerlo en un museo o una galería: Puedes reaccionar ante las obras de diferentes formas. Puedes hacer un cuadro único. Tienes experiencias particulares y singulares.

Según Cepeda, ver obra en forma digital propone también un público diferente que quizá se convierta en usuario más que en espectador. De la misma manera que siempre hay recursos para producir una muestra tradicional, también deberían estar disponibles fondos para la producción de arte digital, acotó la curadora.

Livier Jara, directora ejecutiva de la Bienal Femsa, recordó que su formato cambió: “Antes era un certamen tradicional. En ediciones pasadas había abordado estos cambios en la práctica artística. A eso se debe ese nuevo formato que consiste en que la Bienal tenga lugar cada vez en un estado distinto. Primero, en Monterrey, luego en Zacatecas, mientras este año será en Michoacán.

Se ha reflexionado sobre estas necesidades que van surgiendo a escala local. En este momento de contingencia y temas pertinentes decidimos que era justo introducirlo en la conversación del Programa Pedagógico de la 14 Bienal Femsa.