“Cosa por demás sabida es que el esperar no agrada, pero el que más se apresura no es el que más trecho avanza, que para hacer ciertas cosas se requiere tiempo y calma” Charles Perrault.

 

La carrera por las 43 alcaldías, las 22 diputaciones locales y la candidatura por la gubernatura del estado está a todo vapor, al menos en los principales centros urbanos de la entidad.

Día a día se pronuncian, se auto destapan y se sugieren nuevos nombres, lo mismo para sustituir al actual Gobernador, como para manifestar interés en ser alcaldes y diputados. La clase política parece vivir en otra realidad, una donde lo que más importa es el juego político para obtener una candidatura.

Se les olvida que el estado aún tiene grandes retos por afrontar en materia económica, social y de seguridad, que la sociedad no se siente segura, que ve disminuir su poder adquisitivo y la fala de oportunidades. Para los políticos hay de prioridades a prioridades.

Y ya que hablamos de la vida política hay que destacar el contundente triunfo de Ricardo Anaya Cortez para obtener la presidencia del Partido Acción Nacional, hecho que fortalece al grupo afín a Gustavo Madero y que generará un reacomodo de los grupos al interior del partido, con miras a obtener candidaturas para el siguiente proceso electoral donde están en juego 8 gubernaturas.

Los números son abrumadores, al cierre de la edición 81 por ciento de los votantes de ese instituto político optó por darle continuidad al grupo de Madero, solo un 16 por ciento votó por Javier Corral.

En ese escenario, ya hay grupos que buscan capitalizar los resultados y se aventuran a señalar que obtendrán candidaturas, sobre todo porque hacen énfasis en que el grupo del senador Francisco Javier García Cabeza de Vaca ha quedado muy debilitado, primero por que en la anterior elección no apoyó a Madero, según por los resultados de las urnas en los últimos procesos electorales.

Si consideramos los resultados de la elección federal del 2012, el PAN tendría amplias posibilidades de conquistar por vez primera la gubernatura de Tamaulipas, sin embargo en los últimos meses ese capital político ha ido diluyéndose y a no ser que dejen las luchas intestinas, elijan al mejor posicionado y busquen alianzas con otros partidos, podrían echar por la borda una oportunidad que luce muy cercana.

Para terminar, hay que señalar la contrastante actividad de la primera semana después del período vacacional que ha vivido el Gobierno de Tamaulipas, pareciera que aún no terminan de regresar de los días de asueto, y es que mientras en julio se realizaron cada semana Ferias de Atención Integral en Reynosa, en lo que va de agosto, ni una sola se ha llevado a cabo y no existe una fecha para su realización.