Crece violencia contra las mujeres

Crece violencia contra las mujeres

Por Lourdes Lozada Fernández

Ciudad Victoria, Tamaulipas.-Según el boletín epidemiológico nacional son ya tres mil 232 mujeres en este año
que han sido hospitalizadas a consecuencia de la violencia familiar en Tamaulipas, así mismo 36 hombres han corrido la misma suerte mismos que remiten los centros hospitalarios, ubicando a Tamaulipas entre los diez estados con más casos de mujeres hospitalizadas por las heridas recibidas por parte principalmente de sus parejas.

Ocupa el primer lugar la ciudad de México con 10 mil 576 casos, seguida de Guerrero con seis mil 10 casos; Michoacán con cuatro mil 389 denuncias, seguido de Guanajuato con cuatro mil 384 mujeres agredidas, Querétaro con cuatro mil 393 agresiones a mujeres, siguiendo Tamaulipas con tres mil 232 mujeres que han requerido atención hospitalaria por los golpes recibidos.

Por ley todos los hospitales, centros de salud y clínicas privadas deben de reportar a las autoridades de seguridad cada caso que les llega, pues de acuerdo al protocolo las cifras van encaminadas a generar políticas públicas para reducir la prevalencia y severidad de los daños a la salud causados por la violencia contra las mujeres, con particular énfasis entre aquellas que se encuentran en situación de mayor riesgo o vulnerabilidad.

Al levantar cada una de las denuncias por parte de los centros hospitalarios se busca promover la detección temprana de la violencia familiar y de género en las instituciones del sistema estatal de salud, así como
garantizar el acceso oportuno a servicios de atención médica y psicológica especializada.

Contribuir que las mujeres y sus hijos e hijas que viven violencia extrema cuenten con espacios seguros que brinden protección, atención médica y psicológica así como orientación legal.

Se trabaja desde el nivel estatal para la prevención y promoción del derecho a una vida sin violencia como parte de los derechos humanos de las mujeres.

Se debe promover la atención integral, solidaria, con perspectiva de género, respetuosa, multidisciplinaria e interinstitucional, que evite la re victimización de las personas afectadas por la violencia familiar y de género.