Columna Camina Conmigo

82
Columna Camina Conmigo

Ellas, no me representan

Durante las últimas dos semanas he leído y escuchado esta frase: “Ellas, no me representan”; refiriéndose a las mujeres que marcharon el 8 de marzo y tomaron el día 9 como “día sin mujeres”, y entonces leí a muchas otras mujeres decir eso.

Es impresionante como la ignorancia puede ser tan atrevida, ellas pueden dar su opinión debido a las feministas, pueden votar, gracias a ellas, o tener un mejor salario porque ellas pelearon por eso, léase bien “pelearon”, no fueron a pedir permiso, ¡NO! Pelearon, porque los gobiernos no las escuchaban, como hoy; porque las autoridades se burlaban de ellas, como hoy; porque el sistema patriarcal las pisoteaba, como hoy.

Ahora, creo que es muy importante dejar algunas cartas claras. O, definir (ponerle fin) a algunos términos que he visto, (tristemente) de personas a las que respeto (ahora menos por su falta de cultura) que no tienen ni idea de lo que están diciendo o poniendo en las redes sociales, cosas que son importantes aclarar.

¿Qué es violencia? La violencia es el uso de fuerza para conseguir un fin sometiendo o dominando a otro u otros.

¿Qué es protesta? Es la acción de proclamar o declarar un propósito, expresando de manera impetuosa una queja o inconformidad, se pueden presentar desde una carta, marcha o a través de la ira.

¿Qué es vandalismo? Actitud a cometer acciones destructivas contra la propiedad pública sin consideración a nada, no tiene un fin, sólo es destruir por destruir.

Si analizas bien cada término, el pasado 8 de marzo las mujeres no cometieron, ni violencia, ni vandalismo, fue un acto de protesta, pero ¿por qué tan agresivas?

Es serio que no entiendo a la gente y su falta de cultura de lectura, la historia nos lo dice, no se ha ganado una lucha a través del ¡por favor! (Bueno sólo Gandhi y hay que ver que su protesta de “paz”, tenía tintes fuertes en noticias y además tiene un toque de machismo y patriarcado, pero eso se los dejo de tarea, digo, si quieren saber por qué).

Las mujeres protestan y se manifiestan al siguiente día, pero por la falta de sororidad y algunos empleadores méndigos, algunas no dejan de trabajar.

Sin embargo, no falta la mujer macho que les tira caca porque no piensan, si, no es que no piensen como ellas, porque se vale no pensar igual, pero lo que no se vale es dar una postura sin pies ni cabeza, y pensar que “deben respetar lo que pienso”, ¡NO! Se respeta a la persona, pero no a sus ideas.

Todavía hay mucho camino; hay mucha lectura, porque ser mujer no es nada más tener vulva (ya lo decía la francesa Simone de Beauvoir en su libro “el segundo sexo”).

Nos toca hacer consciencia y ver hasta dónde estamos ignorando la situación, porque esto amerita poner atención y cambiar estilos de vida. Porque, aunque no soy mujer, tengo mujeres en mi vida, hermanas, pareja (madre ya murió), amigas, cómplices y compañeras de línea, por ellas, a mí sí me representan, porque es verdad, debemos crecer juntos y juntas.

Por lo demás, caminan conmigo, les aseguro que habrá protesta, y que al final ganaremos.

Columna Camina Conmigo