Última Frontera

194

 

Por Rodrigo Santamaría

 

  • Nuevos Tiempos
  • Poniendo orden
  • Incongruencias

 

De plácemes nos encontramos en Primera Vuelta Tamaulipas por el lanzamiento de nuestro portal web, una nueva era para nuestra publicación que busca consolidarse como un referente en la información de nuestro estado y la región.

 

Con esta nueva modalidad, y la presencia en la World Wide Web, también esta columna parecerá cada semana, algo que esperemos sea de su agrado, ya que habremos de estar presentes de modo virtual 4 veces al mes en la página y por supuesto, mantendremos este mismo espacio en la edición impresa, que también pude consultar desde la comodidad de su tableta electrónica teléfono inteligente o computadora.

 

Y dejando el lado sensible y emotivo por un lado, debemos hablar del mensaje claro y contundente que envío el gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú a la clase política, pero principalmente a los “suspirantes” priístas que están de lleno en el proceso de sucesión a nivel estatal y local.

 

“La sucesión gubernamental, en la elección constitucional del próximo año, se dará en un contexto de madurez, en la que el Gobierno del Estado garantizará piso parejo para todos y en donde los diferentes partidos políticos harán la parte que les corresponde”.

 

Hay quienes dudan que lo dicho por el mandatario sea un mensaje de que está dejando las manos fuera del proceso interno de su partido, renunciando al tradicional “palomeo” y dejando esa responsabilidad a la estructuras del partido. En los siguientes meses se habrá de comprobar dicha hipótesis, por lo pronto el mensaje seguro impulsará a más de uno a declarar su intenciones por contender a algún cargo de elección popular.

 

Continuando con el tema del gobierno estatal, pero ahora centrándonos en sus facultades y responsabilidades, debemos decir que resulta un absurdo, una incongruencia total el hecho de que por un lado se diga que la ciudadanía debe cumplir con la ley en el caso de sus vehículos pues eso abona a la seguridad y por otro a concesionarios del transporte público que han hecho el esfuerzo de renovar sus unidades, no se les permita emplacarlas.

 

En la última semana los operativos para detener unidades que brinde el servicio de transporte publico y no tengan la documentación adecuada han aumentado en el municipio de Reynosa, hecho en el que una gran parte de la sociedad se muestra de acuerdo, debido a situaciones lamentables del pasado. Sin embargo, cuando se revela que el mismo gobierno impide pro tecnicismos y trabajas burocráticas la regularización a esos concesionarios uno se pregunta ¿a qué juega el gobierno? ¿no era que existía una estrategia integral?

 

Si no pueden coordinarse para lograr la regularización, no solo de el transporte público, si no de los millones de autos chocolate que circulan en el norte de Tamaulipas, estarán poniendo piedras a su propia estrategia y aplazando la solución del problema de seguridad, pero al mismo tiempo fomentando la ilegalidad, obligando a un sin número de personas a circular sin placas o con placas estadounidenses porque no tienen opciones para lograr la regularización de los vehículos, situación que debe atraer la atención de las autoridades y ahora sí dar una solución pronta, ya que la supuesta amnistía o planes para lograr que personas con autos de procedencia norteamericana pudieran regularizarse, nada más no llega.