NUEVA YORK.- El receptor Mike Evans, de Bucaneros de Tampa Bay, recibió una suspensión de un juego por parte de la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL), debido a su comportamiento en el juego ante Santos de Nueva Orleans del pasado domingo.

Jon Runyan, vicepresidente de operaciones deportivas de la NFL, determinó el castigo a Evans al considerar que el jugador de Bucaneros violó las reglas del organismo que hacen referencia a la conducta antideportiva y el uso de rudeza innecesaria ante Marshon Lattimore, defensivo de Santos.

Runyan notificó a Evans de su castigo a través de una carta, en la cual se lee: “Durante el tercer cuarto, después de que una jugada había terminado, golpeaste por la espalda a un oponente desprotegido y lo derribaste al suelo.”

“Tu conducta no refleja los altos estándares de deportividad que se esperan de un profesional,” añadió el vicepresidente de Operaciones Deportivas de la NFL.

La sanción de Evans entró en vigor de manera inmediata y el receptor de Tampa Bay se perderá el partido de Bucaneros ante Jets de Nueva York, correspondiente a la semana 10 de la NFL; adicionalmente, el jugador ofensivo de Bucaneros no recibirá su salario durante el periodo de su suspensión.