Sistema lagunario se seca y dificulta viajes de lanchas

El bajo nivel de las lagunas de la zona sur de la entidad comenzó a generar problemas a las familias que habitan en la ribera del Tamesí, que debido al lodo tienen problemas en los motores para trasladarse de Altamira a Tampico, a través del agua.

Una familia que viene de las comunidades del Tamesí, en Altamira, aseguró que tienen problemas para trasladarse hasta Tampico para hacer las compras, surtir los insumos para su negocio y hasta adquirir gasolina.

Francisca Zúñiga, habitante de dicha zona, indicó que se trata de una problemática que no solamente afecta a las familias que se tienen que mover por el sistema de lagunas, sino también a los pescadores que ya no tienen producto.

“Ojalá que este mes pueda llover un poco”, refiere la mujer. Cuenta que invirtió $500 recientemente para la reparación de su lancha, que es el medio de transporte para sostener su negocio.

Mientras carga su lancha con productos para su negocio de panadería que tienen en su casa, además de algunos refrescos que logra vender, cuenta que ya una lancha de motor no es garantía de llegar hasta donde quieren.

OTRAS NOTICIAS DE TAMAULIPAS… DALE CLICK.

La lancha con carga “va a pegar con el lodo porque se está secando la laguna, por eso nos iremos remando hasta llegar al río, allá ya podremos encender el motor”, refieren al salir del embarcadero de Tancol.

Por lo menos una vez a la semana, la habitante de la ribera del Tamesí tiene que venir a Tampico a llevar a cabo compras, pero dicha acción se está complicando porque en algunos puntos de la laguna de Champayán (que se conecta con el Chairel) ya se comenzó a ver el lodo en zonas secas.

Por lo menos cinco de los habitantes de dicha zona de Altamira han tenido problemas en sus motores ante los dramáticos descensos del sistema lagunario de la zona sur de la entidad, e incluso, contó, le acaba de hacer una reparación a su motor e invirtió $500.

La señora Francisca, que es madre soltera y tiene cinco hijos, compartió fotografías sobre diversos puntos del Champayán y hay sitios en los cuales ya no se ve agua, solamente lodo amontonado.

No solamente afecta a las personas que tienen que transportarse, también se van agudizar la pesca, porque los bajos niveles ocasionan que no haya especies y que sea cada vez más difícil ingresar a las lagunas.

Por “Milenio”