Síntomas de la depresión de verano

Aunque mucha gente asocia la tristeza, la desgana o la melancolía a los meses de invierno, hay que decir que la depresión también puede producirse en verano. A pesar de ser menos común que en la época invernal, hay personas que se deprimen ante el hecho de tener que socializarse mucho más en verano o a la hora de tener que pasar mucho más tiempo afuera debido al buen tiempo. Conoce más sobre la depresión de verano y cuál es el mejor tratamiento para superarla.

Síntomas propios de la depresión de verano

La depresión es una enfermedad que suele producirse en los meses de invierno, sin embargo hay casos en los que la persona puede llegar a padecer lo que se conoce como depresión de verano. Los síntomas más habituales son los siguientes:

Uno de los síntomas más claros es el del cansancio a causa de la mala calidad del sueño. Las altas temperaturas hace que tales personas no duerman las horas que su organismo necesita.

Aparte del excesivo cansancio y una fatiga alta, la persona depresiva va a rendir por debajo de sus posibilidades. Realiza cualquier tipo de actividad de una manera mucho más lenta de lo que lo haría en condiciones normales.

El estado depresivo durante los meses de verano va a generar una gran ansiedad en la persona que lo padece.

Otros de los síntomas más habituales y comunes es el de cambios bruscos de comportamiento y mucha más irritabilidad.

La persona que sufre depresión apenas tiene hambre y pierde el apetito.

En los casos más extremos y graves, la persona depresiva pueda llegar a tener algún que otro pensamiento suicida.

Cuáles son los motivos de la depresión de verano

No existe una causa específica por la que una persona puede llegar a deprimirse a lo largo del verano. Hay una serie de factores externos que pueden acentuar dicho estado depresivo. El primero de todos puede deberse a las altas temperaturas y al calor típico de tales fechas. El estrés provocado por el hecho de irse de vacaciones con todo lo que ello acarrea, también es un factor importante que influye a la hora de sufrir depresión.

La verdad es que la rutinas diarias van a desaparecer durante los meses de verano y el improvisar y cambiar de planes, hace que muchas personas se estresen en exceso y acaban deprimiéndose. Otro de los factores que influyen en la depresión de verano es el hecho de ver a otras personas divertirse en fiestas, en vacaciones y pasándolo bien.

Cómo se debe tratar la depresión de verano

Hay una serie de consejos o pautas a seguir para que los meses de verano sean los más llevaderos posible:

Es aconsejable el tomar un poco el sol todos los días, ya que el mismo es perfecto a la hora de cargar las pilas y sentirse con una gran vitalidad en todos los aspectos. Lo ideal es tomar el sol a primera o a última hora del día para evitar futuros problemas en la piel.

En los meses de verano resulta esencial el beber mucha más agua de la normal, ya que existe un mayor riesgo de sufrir una deshidratación.

Es recomendable el evitar no seguir con una rutina. Dichos hábitos pueden adaptarse al nuevo horario y a las nuevas circunstancias. De esta manera la persona es capaz de sentirse bien consigo mismo y aleja la temida depresión de su vida.

En definitiva, aunque pueda parece algo poco común, son muchas las personas las que sufren depresión a lo largo del verano. Es muy importante el intentar seguir haciendo la vida que se tenía antes de llegar las altas temperaturas y el calor. De esta manera la persona se estresa mucho menos lo que resulta importante a la hora de evitar un estado depresivo durante todo el verano.

POR AGENCIAS