Las autoridades hallaron los cuerpos de otras 10 personas en las ruinas del edificio derrumbado en Surfside, Florida, con lo que el saldo de muertes asciende a 46 tras el desplome ocurrido el 24 junio y que generó un despliegue técnico a nivel internacional en el que es considerado uno de los más graves desastres habitacionales en la historia de la zona.

La búsqueda de víctimas alcanzó hoy su decimocuarto día. Más de 100 personas aún están desaparecidas y surgen mensajes cada vez más sombríos de las autoridades.

Los equipos excavaron ayer en el concreto pulverizado que quedó amontonado donde antes se alzaba el edificio sur de las Champlain Towers, llenando baldes que iban pasando por una cadena humana antes de ser vaciados y devueltos a la primera línea de los esfuerzos. Ayer también se permitió a la prensa ver de cerca parte de los trabajos en marcha.

Los bomberos también publicaron varios videos y se anunció el hallazgo de ocho nuevos cuerpos, la cifra más alta en un día desde que comenzó la operación.

La lluvia y el viento de la tormenta tropical Elsa complicaban la labor, aunque se esperaba que el ojo de la tormenta tocara tierra en el norte de Florida, relativamente lejos del lugar. Los equipos no han encontrado nuevos indicios de sobrevivientes, y aunque las autoridades dijeron que su misión aún iba dirigida a encontrar personas vivas, estaban cada vez más pesimistas. “Ahora mismo estamos en modo de búsqueda y rescate.

Nuestro objetivo principal ahora es llevar una resolución a las familias”, dijo el director de la policía del condado, Freddy Ramirez, en una conferencia de prensa anoche. Los rescatistas seguían buscando huecos en las montañas de escombros donde pudieran encontrarse otros sobrevivientes, explicó el jefe de bomberos del condado, Alan Cominsky. “

Por desgracia, no estamos viendo nada positivo”, informó. La alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, dijo que las familias de los desaparecidos se estaban preparando para la noticia de una “pérdida trágica”. Dijo que el presidente Joe Biden, quien visitó el área la semana pasada, llamó el martes para ofrecer su apoyo continuo.

“Creo que todos estarán listos cuando sea el momento de pasar a la siguiente fase”, dijo la alcaldesa.