Ya casi terminamos el primer mes del 2021, para mí ha pasado rapidísimo, o bueno, quizá sólo un día a la vez. Y que pesar de estar en pleno siglo XXI, con una pandemia como suceso histórico confinando a muchos, enfermando a otros, y llevando a la desesperación a otros tantos, hay situaciones que se viven desde hace años, quizá siglos, y siguen siendo un clímax en la violencia, me refiero a la violación. 

Me parece repugnante que no puedan entender que “no, es no” y muchos sigan solapando la cultura de la violación, con frases estúpidas como “lo provocó” “andaba tomada” “se viste como puta” entre otras tantas necedades.

Resulta que a principios del mes, una pseudo terapeuta, (y digo pseudo porque cualquiera con poquito estudio sabría que esa mujer escribió erróneamente) llamada Graciela del Campo, hizo una publicación que no tenía base ni fundamento, pero sobre todo atroz, cito tal cual: “La mujer violada no es una víctima, eligió ese destino como parte el proceso de sanación del sistema familiar” y después explica que “la mujer violada es la que se “ofrece”, se “sacrifica” por amor ciego a alguien de su sistema familiar para devolver el equilibrio”… ¿really? Ese tipo de publicaciones pueden dañar más a la víctima, y fomentar esa cultura tan nefasta, la víctima es eso VÍCTIMA, y lo escribo con mayúscula porque es gritado. No importa que teoría haya leído Graciela, ni en que se base, alguien que fomenta y justifica la violación así, claro está, que es una estafadora más, y que no tiene ni la mínima idea de lo que escribe; pues nadie que ha sido violada buscó que la violaran, independientemente de cualquier panorama. 

El violador siempre será el responsable y el depredador en tal acto, sin importar que haya sucedido antes, es más, por poner un ejemplo, si un chico y una chica están en pleno faje, y ella le dice “para, mejor no” y él sigue, y la obliga a tener coito, esa es una violación, aun así, estén comprometidos o casados, NO ES NO.

Justamente después de ver esa publicación, vi el video que subió a sus redes Atenas Neyra, una empresaria oxaqueña y Tik-Toker, donde ella decía a lo que se había enfrentado después de la violación que había tenido años atrás, explicando ciertos detalles, entre esos, donde su violador la drogo para abusar de ella, mejor dicho, violarla, y también denunciando por redes al violador. Injustamente, el video fue bajado de las redes porque fue denunciado, pero el problema realmente no fue ese, el problema que vieron los que denunciaron el video, fue que ella siendo una víctima tuvo la valía de hacer público un acto tan atroz, y poder infundir coraje a otras tantas que hayan pasado por lo mismo, porque su video no denotaba tristeza, sino ese arrojo de alguien que no se dejó decaer, aunque hayan querido destruirla,  y en platica con ella, me dijo algo en lo que estoy totalmente de acuerdo, cito: “Somos víctimas porque fuimos atacadas con gente con algún tipo de trastorno, eso no nos hace débiles, nos hace sólo víctimas, pero existen victimas fuertes, esas que pueden romper todo”; y en lo personal, creo que sí, hay victimas fuertes, que se hicieron fuertes en el proceso,  y son aquellas que denuncian, que no se quedan calladas, y que son pilar para aquellas victimas que siguen en silencio por seguir viviendo violencia, muchas veces el depredador pertenece al clan familiar, o es alguien muy cercano, y amedrenta a su presa para que no salga a la luz aquello que está haciendo, culpa a la víctima, y quizás a muchos les sea muy fácil decir “está ahí porque quiere” no, no quiere, pero el sistema patriarcal nos ha hecho creer que no somos nada sin un hombre, o que cuando nos violan, nos golpean, nos humillan, somos nosotras las responsables, y que debemos aceptar lo que nos tocó, a veces las víctimas necesitamos que alguien nos tienda una mano, para poder salir de ahí. Nada, nada justifica una violación, absolutamente nada. 

Hay quien dice “¿y si es mentira?” bueno, y ¿si no lo es? ¿Por qué tengo que dudar de quien tiene el valor para denunciar a su abusador, violador, o acosador? Creo, personalmente, que, si alguien hace una acusación falsa, por dañar, por joder, por lastimar, cargara con todo ese peso en su conciencia; la verdad siempre sale a la luz de alguna u otra forma, pero amiga, amigo, si vemos que no sólo es una la que denuncia al mismo acosador, abusador, violador, créeme, que debemos ponernos a reconsiderar bastante si quieres justificarlo. 

Conductas, como acosar sexualmente, manosear en un autobús, metro, transporte público, o en la calle, emborrachar a una mujer para que “afloje”, drogarla, obligarla a tener sexo por medio de chantajes, son conductas que deberían desaparecer inmediatamente, no hay ninguna justificación para ese tipo de actos, ninguna, y creo que ya va siendo tiempo de entenderlo.

Ahora, sólo escribí sobre aquellos casos donde critican a la víctima, pero dime, a una niña menor de edad, es más, menor de 10 años, ¿qué le vamos a criticar? No creo que seamos tan idiotas para decir que la niña de 3 o 4 años provocó a su violador, ¿cierto? Porque si a pesar de eso, seguimos justificando la violación, porque conocemos al victimario, señoras y señores, el problema ya no sólo es del violador, sino de usted que está fomentando las culturas más dañinas y enfermas que pueda tener esta sociedad. 

Y ahora, quiero escribirle a quienes hayan sido victima de violación, o estén siendo víctimas de violación, no te merecías y no te mereces ese acto tan vil, tú eres la víctima, no importa la condición en la que estabas, créeme, y no importa si te dicen que fue “Castigo divino” por tu orientación sexual, no, es no, tienes que salir de ahí, y denunciar. Busca ayuda, pero ayuda con gente profesional, no aquellos que aplauden la violencia, o peor la fomentan. Siempre habrá alguien que te crea.

Por otra parte te invito a que cada publicación de té de mujer sea placentero para ti, para mí, para todos y nos permita conseguir más conciencia y erradicar todos los días esas culturas tan machistas, misóginas y llenas de violencia que seguimos fomentando con chistes, fotografías, chantajes, entre otras tantas, y te invito a que me sigas en la página de Facebook Té de Mujer  por twitter me encuentras como Génesis Amayrani, y también puedes escribirme o platicarme tus inquietudes, historia, preguntas, etc., al email tedemujer@gmail.com

O si prefieres leer, puede hacerlo en https://tedemujer.blogspot.com/  y/o escucharme en Spotify en los podcasts de Té de Mujer.

Les mando un abrazo mágico, lleno de esperanza y feminismo, que nos permita irnos deconstruyendo todos los días. 

¡hasta la próxima!

no es no carajo