En México y Estados Unidos hay un resurgimiento de nuevos contagios de covid-19, alertó Carissa F. Etienne, directora Organización Panamericana de la Salud (OPS), ante un nuevo análisis de la condiciones actuales por las que pasa la región ante la pandemia del coronavirus.

“Si bien los nuevos casos han disminuido en un 20 por ciento a partir de la semana pasada, muchos países están viendo un resurgimiento en el número de infecciones.

En Norteamérica, Estados Unidos y México registran un aumento de nuevas infecciones en casi todos los estados”, detalló. Y afirmó que lo mismo sucede con las naciones de América central, incluyendo El Salvador donde hay un incremento constante entre fines de junio y comienzos de julio.

“Esta semana nuestra región registró casi 74 millones de casos de nuevos casos 1 millón muertes qué representa más de una tercera parte de los casos de covid y más del 40 por ciento de las defunciones registradas en todo el mundo”, explicó Etienne Luego de referir que el impacto de la pandemia ha propiciado que uno de cada cuatro personas no tenga en la actualidad cómo resolver su problema de alimentación diaria, la directora de la OPS llamó a los países a elevar al 6 por ciento del Producto Interno Bruto la inversión en salud para lograr una recuperación efectiva entre la población.

Asimismo, comentó que ya es necesario que los países ricos suelten los excedentes de dosis ya que son la 1 de cada 10 vacunas en el mundo se ha aplicado en América Latina, y en la región sólo 1 de cada 7 tienen esquemas completos.

El incremento de casos está asociado con un relajamiento de medidas más que con las vacunas. No obstante, la OPS reconoció que hay un grupo menor de personas con esquemas completos de vacunas contra el covid-19, en los que el biológico no resulta tan eficiente para evitar un nuevo contagio e inclusive causar la muerte.

“Ninguna vacuna contra covid-19, incluyendo otras dirigidas al sarampión, polio, tienen 100 por ciento de eficacia y de efectividad. Esto significa que puede ocurrir casos de enfermedades entre personas vacunadas, pero estos casos en número son significativamente menores con respecto a la mayoría que ya fue inmunizada”, explicó Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS.

El especialista sostuvo que todas las vacunas que tienen la autorización de uso de emergencia por parte de la Organización Mundial de la Salud, y que el Fondo Rotatorio de la OPS está distribuyendo en la región a través del mecanismo Covax, tienen alrededor de un 90 por ciento de efectividad para reducir las formas graves y las defunciones.

“Eso significa que puede ocurrir casos y hospitalizaciones, incluso defunciones en algunas personas vacunadas porque es conocido que algunas de estas personas tienen algún problema en su sistema inmunológico y muchas veces no alcanzan a desarrollar la protección de las vacunas. Esto sucede en los adultos mayores, incluso puede ocurrir en una mayor proporción que en personas jóvenes”, explicó en conferencia de prensa.

En la actualidad, abundó Barbosa , los estudios científicos demuestran la protección que se alcanzado con la vacuna, en “México tiene datos de muy buena calidad, también en otros países, que establecen que la mayoría de personas que están hoy en la unidad de terapia intensiva son más jóvenes porque los mayores ya están protegidos con las vacunas. Se ha reducido de manera significativa la mortalidad entre los adultos mayores porque están protegidos”.

Sin embargo, aclaró, “la OPS está apoyando a todo los países para recopilar todos los datos sobre defunciones, casos de hospitalización, para comprobar la efectividad de las vacunas. Estamos monitoreando los datos”. Para el especialista es importante aplicar esquemas completos, las dos dosis de la vacuna para lograr la protección completa.

“Hay muchos estudios que han demostrado que la primera dosis puede producir alguna protección pero con la segunda es cuando se alcanza la protección esperada”.

Agregó que actualmente hay una gran cantidad de publicaciones en diferentes partes del mundo que comprueban gran efectividad de las vacunas y su capacidad  para reducir las muertes, las hospitalizaciones, las formas más graves de la enfermedad y, después, alcanzar incluso el control de la transmisión.