Por Redacción

Más de 300 automóviles se sumaron a la caravana “A Favor de la Mujer y la Vida” , el 3 de octubre. Esto tan solo en Reynosa ya que esta manifestación se llevó a cabo a nivel nacional, pues fueron un poco más de 70 ciudades a favor de la causa de la mujer y de la protección a la vida humana. 

Esta fecha quedará grabado en la historia de México como la que unió a más de un millón de personas que salieron a las calles para manifestar un mensaje claro y firme a favor de las causas de la mujer, de la protección de la vida humana desde su concepción, y del derecho humano a la objeción de conciencia. 

“Vengo a nombre de millones de mujeres, de hombres, de niños, de jóvenes y adultos. Vengo por mi voluntad. Vengo con el corazón en la mano. Vengo conmovida por mi familia, por mis amigos, por mi país” -expresó Myriam Monroy Hernández, vocera de la Caravana, en unas emotivas palabras-, y añadió: “Nos causa dolor que la Suprema Corte de Justicia nos haya orillado a confrontarnos como enemigos a las mujeres y a la vida de nuestros hijos en nuestro vientre”. 

En Reynosa la caravana se inició su recorrido a las 2:00 p.m. en el Parque Cultural Reynosa para finalizar en la Plaza Principal “Miguel Hidalgo” en donde los organizadores contaron más de 300 coches desfilando a favor de la Mujer y de la Vida. 

Todo se llevó a cabo en un ambiente familiar, pacífico, y con la convicción de que es preciso emprender un gran acuerdo entre todos para atender de raíz las causas que orillan a las mujeres a considerar el aborto. “Lo que queremos son opciones de vida para nosotras y nuestros hijos siempre y que entiendan cuáles son nuestras necesidades” expresó Mónica Elías Rodríguez, vocera de la Caravana. 

Los voceros de la marcha rechazaron además, que se obligue a los médicos a participar en los abortos, y exigieron que se respete la conciencia y la ética profesional del personal de salud. “Queremos opciones de vida para nosotras y para nuestros hijos, y libertad de conciencia para los médicos”, añadió Myriam Monroy. 

Señalan que les duele la indiferencia ante muchas de las causas de la violencia que sufren una gran cantidad de mujeres, y manifiestan que su deseo es que a partir de este evento empiece un camino que genere políticas públicas y compromisos reales de parte de todos los actores del entramado social de nuestro país.