Lluvias no mitigan la situación del Chairel

La lluvia que se presentó en el sur de Tamaulipas no mitigó ni un poco la situación que enfrenta el sistema lagunario, pues el Chairel presentó este lunes una escala hidrométrica de -13 centímetros y ya se encuentra a 29 por ciento de su capacidad.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó que el paso del frente frío número 47 sobre el Golfo de México, en interacción con el desplazamiento de una masa de aire frío, trajo precipitaciones pluviales al estado, y a la región.

Bajo esta condición, finalizó la primera onda de calor, debido al debilitamiento de la circulación anticiclónica en niveles medio de la atmósfera y la masa de aire frío que interactuó, sin embargo, la humedad fue insuficiente.

Este lunes, el vaso que abastece de agua potable a la zona conurbada, amaneció con un nivel de -13 centímetros sobre el nivel del mar, es decir, tres menos que el pasado jueves, de acuerdo con el monitoreo de la Comisión Nacional del Agua.

El volumen registrado ayer fue de 197.60 millones de metros cúbicos, de una capacidad de almacenamiento de 542 mm3, lo que se tradujo en un porcentaje de 29.2, cuando el pasado 18 de abril tenía un 30.7%.

OTRAS NOTICIAS DE TAMAULIPAS… DALE CLICK.

Las precipitaciones pluviales tampoco se reflejan en los niveles de las presas del centro y norte del estado, cuyo promedio de almacenamiento actual es de 16.9%, siendo la Vicente Guerrero de Padilla el caso más grave, con un 8.7%.

En opinión de José de Jesús Rojano Rodríguez, especialista en temas hídricos, para garantizar la demanda futura, el Estado requiere actualizar los marcos legales y regulatorios que rigen el manejo de agua, así como modernizar la infraestructura hidráulica.

“El crecimiento poblacional, la evolución de las sequías, la variación de las precipitaciones, son factores que van influyendo para generar la condición que ahora padecemos en nuestra zona y en otras regiones del país”, expresó.

Sostuvo que existe también mucho desconocimiento sobre el tema, lo que complica el generar políticas públicas eficaces para afrontar la problemática de la escasez de agua.

Por “Milenio”