Jóvenes egresados se apoyan en programas para

En 2020, año en que inició la pandemia de coronavirus, 753 personas con carrera universitaria y seis con nivel de postgrado se refugiaron en el programa Jóvenes Construyendo el Futuro debido a la falta de oportunidades laborales en Tamaulipas.

Estos últimos son de los municipios de Ciudad Madero, Mante, Victoria, San Fernando, Soto La Marina y Antiguo Morelos, mientras que de licenciaturas pertenecen a 37 de 43 municipios, faltando solo Hidalgo, Villagrán, Díaz Ordaz, Miguel Alemán, Mainero y Mier. Enfocado a quienes no estudian ni trabajan, este esquema de apoyo social del gobierno federal vinculó el año pasado a 4 mil 801 tamaulipecos, de los cuales la mayoría tiene escolaridad de preparatoria, un total de 2 mil 146.

Le siguieron los jóvenes que llegaron hasta la secundaria y que sumaron 1,508 tamaulipecos. En tercer lugar estuvieron quienes cuentan con una carrera universitaria, 753, y después los de primaria, 289. Hay 99 beneficiarios con carrera técnica y seis con posgrado, todos ellos vinculados a unidades económicas o instituciones del estado, destaca un reporte que presenta la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), dependencia que reabrió su plataforma en días pasados para convocar a más jóvenes, luego de la veda electoral con motivo de los comicios del 6 de junio. Paradójicamente, el programa en cuestión apoya a quienes han sido llamados “ninis”, para que adquieran nuevas habilidades o mejoren las que ya tienen.

Tiene una duración de hasta 12 meses y durante ese tiempo tendrán que asistir a talleres que les ayudarán a aumentar sus probabilidades de emplearse en un futuro cercano.

Esta beca se promociona como “exclusiva para aprendices” que tienen entre 18 y 29 años de edad, que actualmente no estén estudiando ni trabajando y su pago es de 4 mil 310 pesos mensuales.

Además del estímulo económico, reciben seguro médico contra enfermedades o riesgos de trabajo por parte del Instituto Mexicano del Seguro Social. D

ebido a las restricciones sanitarias del año pasado, aquellos centros de trabajo que tuvieron que modificar sus actividades ordinarias derivado de la Jornada Nacional de Sana Distancia, dieron la posibilidad de que sus aprendices tomaran cursos en línea para seguirse capacitando desde casa.

Este plan “para fortalecer la inclusión de los jóvenes en el mundo laboral” es más socorrido por las mujeres. Altamira es el municipio con mayor vinculación, al sumar 614 aprendices de ambos géneros, después está Mante con 542, Victoria 505, Aldama 288 y Tampico 255. Madero tiene 143. Los municipios con menos beneficiarios son Camargo con 9, Díaz Ordaz 8, San Nicolás 7, Mainero 6, Miguel Alemán 5 y Mier 4.