La organización Human Rights Watch (HRW) cuestionó la estrategia contra el COVID-19 en México, que ha dejado 136 mil 917 defunciones.

En su Informe Mundial 2021, criticó que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador no adopte muchas de las medidas básicas que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS) para limitar la propagación del virus.

Lamentó los señalamientos del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, de que aplicar de forma masiva pruebas de COVID-19 es ‘inútil’ y “un desperdicio de tiempo”.

COMO RESULTADO, MÉXICO TIENE UNA DE LAS TASAS MÁS BAJAS DE PRUEBA DE COVID-19 -Y UNA DE LAS TASAS MÁS ALTAS DE RESULTADOS POSITIVOS- EN EL MUNDO”, APUNTÓ HRW.

En el apartado COVID-19 del informe sobre México, la organización defensora de derechos humanos remarcó que funcionarios y expertos coinciden en que la estadística real de contagios y muertes es muy superior a la cifra oficial, que ya se encuentra entre las más altas del mundo.

Pero la crítica más dura es precisamente sobre las defunciones por COVID-19.

HRW alerta que la gran mayoría de pacientes que mueren “nunca recibieron cuidados intensivos“, además de que quienes viven en áreas de bajos recursos o comunidades indígenas tienen 50 por ciento más probabilidades de morir por coronavirus.

Ingreso de paciente con dificultad para respirar al Hospital General de Ciudad Juárez, Chihuahua. Foto de EFE

A ello se suma que de acuerdo con Amnistía Internacional, México tiene el número más alto de muertes de trabajadores de la salud por COVID-19 en el mundo, sin olvidar que son víctimas de ataques, discriminación y falta de equipos de protección adecuados.

Otro aspecto negativo del manejo de la pandemia en el país es la situación de las cárceles, donde “hay condiciones notorias de hacinamiento e insalubridad”.

Los internos, retoma HRW de un reporte de la CNDH, han quedado sin acceso a insumos de higienebásicos en varios estados por la suspensión de visitas familiares.

También se ha identificado que cárteles delictivos proporcionan asistencia alimentaria en algunas partes del país y han amenazado con usar la violencia para hacer cumplir toques de quedas por la pandemia.

Por último, respecto a la estrategia Aprende en Casa, se señala que aunque 94 por ciento de los hogares mexicanos cuenta con televisión, la falta de acceso a servicios de internet asequibles hace que muchos niños y niñas no tengan acceso a la educación.

Con información de López-Dóriga Digital