Encuentran 21 cuerpos en la fosa común del panteón Sagrado Corazón de Reynosa

Las autoridades ministeriales, en apoyo de peritos guatemaltecos y alemanes, encontraron 21 cuerpos en una sola fosa común localizada en el panteón municipal «Sagrado Corazón».

La exhumación fue practicada gracias a la intervención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en atención a las exigencias de familiares de tres desaparecidos de Guatemala.

Un fiscal federal otorgó el permiso para escudriñar cinco fosas en el Municipio de Reynosa durante 15 días, pero solo se pudo abrir una, donde se hallaron los fiambres envueltos en cobijas, atados de pies y manos, desmembrados o embolsados.

El plazo vence precisamente el día de hoy.

En rueda de prensa, María Isela Valdez Chaires, representante del Colectivo de Búsqueda de Personas «10 de Mayo», lamentó que para estas diligencias no se haya dado acceso a la prensa, como ya es costumbre entre las autoridades que realizan este tipo de búsquedas.

Valdez Chaires acudió a la exhumación de cuerpos escoltada por elementos de la Guardia Nacional, a fin de no ser molestada en ningún momento por autoridades estatales.

Por su parte, Juan Antonio Rabasa Robles y su esposa Griselda Beas Ornelas pidieron al Gobierno Federal que se realicen más búsquedas de desaparecidos y no solo porque familias de Guatemala pidieron la intervención de la CNDH se lleven a cabo.

Que también a las familias mexicanas se les de la oportunidad de localizar a sus víctimas,-dijeron.

Rabasa Robles y Beas Ornelas se identificaron como defensores de derechos humanos de desaparecidos y de periodistas.

Por lo anterior, comunicaron que han sido acosados por altos funcionarios del Gobierno de Tamaulipas, específicamente por el Secretario de Gobierno, César Verástegui Ostos, a quien recientemente el Gobernador «destapó» como posible aspirante a sucederlo.

«Es un golpeador de mujeres»- dijo Beas Ornelas, al recalcar que durante una manifestación donde estaba grabando video con su celular, el propio Secretario se acercó a ella para golpearla, a pesar de que padece de una disminución motriz.

POR JESÚS RIVERA