Diablos avanza a la Final de la Zona Sur tras vencer a Tigres

Diablos avanza a la Final de la Zona Sur tras vencer a Tigres

Por Agencias

¿Quién dice que los milagros solo suceden una vez? Esta vez no fue en la novena porque no fue necesario. Esta vez fue en la fatídica. Con un racimo de ocho en la séptima, los Diablos Rojos del México se quedaron con La Guerra, al superar 13-11 a los Tigres y avanzar con ello a la Serie Final de la Zona Sur ante los Leones de Yucatán.

El leadoff de los pingos, Carlos Figueroa, fue recibido como el nuevo ídolo de la casa luego de su increíble jugada que dio el triunfo a los Diablos en el Juego 6, y él correspondió con un doblete y anotando la primera del Juego 7 tras un sencillo de David Vidal, quien luego imitó a la Saeta de Sonora y anotó la segunda con un sencillito de Japhet Amador.

El veterano zurdo Arturo López (0.00 de efectividad en la serie) y no el estadunidense Patrick Johnson (12.46) recibió la confianza del mánager Víctor Bojórquez para abrir el J7 por Diablos; pero su labor fue breve y muy titubeante, solo retiró 1.1 innings, embasó a siete enemigos (cuatro por hit y tres por BB) y permitió dos carreras que empataron la pizarra, las cuales llegaron con imparable de Alex Robles.

Pero el hombre del momento, el encendido Figueroa, le devolvió la ventaja a los rojos en la segunda con un hit cuando ya había dos outs. En la tercera, Brandon Phillips (con otro sencillo) empujó una más y así el primer tercio cerró 4-2 para los locales.

Wilfredo Boscán, el abridor felino, tampoco tuvo una noche para recordar, y tras 2.2 innings se fue a las regaderas. Por segundo día seguido, los bullpen tuvieron la responsabilidad del juego.

La quinta fue la entrada anaranjada, pues ahí dieron vuelta a la tortilla. Su tercera de los de rayas había llegado con fly de sacrificio de Robles una entrada antes, y ante Patrick Johnson los Tigres tomaron la delantera por primera vez en la noche, luego que Frank Díaz (con el batazo del encuentro: un sencillo) puso el 5-4. Yosmani Guerra lo imitó y agregó una más.

Pero en La Guerra nadie se rinde, y Diablos respondió de inmediato. Con un tablazo de Amador que se quedó a nada de ser cuadrangular, recortaron su desventaja a una. Sin embargo, el hombre de la noche, el sonorense Robles, volvió a poner dos arriba a los felinos con un HR en la sexta.

Los nervios amenazaban con ocupar el lugar de las carreras en los innings finales, pero en la séptima, los escarlata volvieron a sacar el corazón. Primero llenaron las bases ayudados por un grave error mental del antesalista Brian Hernández, quien bajó por el toque de bola que hizo Phillips cuando Amador corría por segunda y permitió que con sendos sencillos (sí, otra vez) de Emmanuel Ávila y Daniel Jiménez, los pingos se fueran arriba 8-7. Chuy Fabela empujó la novena con otro batazo de una base. Otro error, éste del inicialista Frank Díaz a rolita fácil de Kevin Medrano, permitió la décima. Y hasta que Vidal elevó de sacrificio para traer la carrera 11 cayó el primer out del inning.

Pero como faltaban dos outs más, la fiesta roja siguió. Amador trajo una más con un doblete de terreno, fly de sacrificio (éste de Phillips) apuntó la número 13, y entonces un pelotazo de Juan Ramón Noriega a Emmanuel Ávila vació las bancas. Tras el conato de bronca, el umpire Alan Izaguirre expulsó a Noriega por otra vez acercarle el caballo a Jiménez, y el inning terminó hasta que Juan Rodríguez puso fin a la masacre e los suyos.

Y al final todas esas carreras pesaron, pues Tigres hizo un último empuje en la novena (el que a hierro mata… habrán dicho) y anotó cuatro con sencillo de Bernardo Heras y doblete de Alex Robles (quien tuvo una noche de siete impulsadas luego de batear de 5-4), pero no diré suficiente, y así termino la temporada para Quintana Roo. Por Diablos, Figueroa bateo de 6-4, con una producida y dos anotadas y El Gigante de Mulegé terminó de 5-4 con tres remolcadas.

El ganador fue Arquímedes Caminero, quien se apuntó tres de los cuatro triunfos necesarios para eliminar a los Tigres; el derrotado, Luis Iván Rodríguez. Al final, en esta serie solo los locales pudieron ganar. Al final, los Diablos tuvieron revancha de la eliminación que los Tigres les propinaron en el 2018.1. Al final, el ganador de esta extraordinaria Guerra fue el público.