Comienza a funcionar el

Comenzó a funcionar el llamado Certificado Digital Verde con el que la Unión Europea les permitirá a sus ciudadanos desplazarse entre países.

El propósito del certificado, que fue aprobado en marzo y entró en vigor este 1 de julio, es permitir los movimientos dentro del bloque continental, sin necesidad de someterse a restricciones, a todo el que esté vacunado contra la covid-19, tenga una prueba negativa del virus o se haya recuperado recientemente de la enfermedad.

Se lo conoce como el “pasaporte europeo de vacunación” y, además de los 27 países miembro de la UE, también fue aprobado en países externos pero que forman parte del territorio europeo como Islandia, Noruega y Suiza.

“Queremos ayudar a los Estados miembro a devolver la libertad de movimientos de forma fiable”, dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, cuando propuso la medida.

Sin embargo, las propuestas de pasaportes de vacunas habían enfrentado oposición en algunos países por temor a que se conviertan en una herramienta discriminatoria.

En respuesta a ello, los funcionarios de la Comisión Europea aseguraron que quieren evitar que aquellos ciudadanos que por una u otra razón no se hayan vacunado se sientan excluidos.

La UE ha señalado que esta medida está dirigida a garantizar el movimiento de los ciudadanos y residentes dentro del territorio comunitario. Sin embargo, países como Alemania y España ya han flexibilizado el ingreso de viajeros que provengan de terceros países.

Te explicamos cómo funciona el pasaporte digital y qué consecuencias tiene para los viajeros América Latina.

1.Elementos clave del Certificado Digital Verde

Las principales disposiciones que se tuvieron en cuenta para la aprobación del certificado digital fueron las siguientes:

Está disponible para todos los ciudadanos de la UE.
Confirma la vacunación o haber dado negativo en covid-19 (en una PCR o una prueba de flujo lateral) o haberse recuperación reciente de la infección (en los últimos 180 días).
Será emitido en formato digital y en papel.
Ambos formatos incluyen un código QR para garantizar su autenticidad.
Sólo contendrá información esencial, protegiéndose así los datos personales.
Se imprimirá en el idioma o idiomas oficiales del Estado emisor y en inglés.
Se otorga de forma gratuita.

Cualquier estado miembro que permita a los viajeros vacunados evadir restricciones, como la cuarentena, debe aceptar los certificados de otros estados dentro del bloque bajo las mismas condiciones.

La Unión Europea ha aprobado hasta el momento la aplicación de las vacunas Pfizer-BioNTech, Moderna, Oxford-AstraZeneca y Johnson & Johnson, pero no la rusa Sputnik V ni las chinas Sinovac y Sinopharm.

Pero la propuesta añade que los Estados miembro tienen la opción de aceptar también certificados de vacunación expedidos en relación con otras vacunas autorizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En este caso, Sinovac y Sinopharm, que han sido administradas en varios países de América Latina como Argentina, Chile, Colombia, Perú y Ecuador, fueron aprobadas para uso de emergencia por parte de la OMS.

Sin embargo, la vacuna rusa Sputnik V, aplicada principalmente en Argentina y México, no ha sido aún regulada por el organismo multilateral. A pesar de ello, países como Grecia la contemplan dentro de su plan de ingreso al país.

2.¿Quién puede recibir el certificado?

El comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, señaló en el momento en que se presentó el certificado que el documento tiene el objetivo de garantizar que se pueda “viajar con seguridad y con las mínimas restricciones este verano”.

En su sitio de internet, la Comisión Europea explica que el certificado debe ser emitido a todos los ciudadanos de la UE y los miembros de sus familias, independientemente de su nacionalidad.

El certificado también abarca a extranjeros que residen en la UE y a los visitantes que tengan permiso para viajar a otros Estados miembro.

3.Críticas

Desde hace tiempo existe un rechazo a la idea de crear un “pasaporte de vacunas”, que muchos consideran discriminatorio.

Hay quien sostiene que sólo una minoría podría disfrutar de los viajes sin restricción, mientras que otros —particularmente los jóvenes, que no son un grupo prioritario para la inoculación— seguirán siendo sometidos a estrictas medidas como las cuarentenas obligatorias.

También hay dudas sobre los resultados —todavía incompletos— de la eficacia de las vacunas para prevenir que una persona vacunada sea portadora o transmisora del virus. En ese sentido, Francia y los países del Benelux son los más contrarios a la idea.

En anticipación al anuncio de la UE, la OMS dijo que está trabajando para “crear un marco internacional confiable” para la seguridad de los viajes y que las vacunas no deberían ser una condición.

La UE asegura que tanto personas vacunadas como no vacunadas se beneficiarán del certificado digital verde porque también avala a quienes se hayan hecho pruebas de covid-19 o se hayan recuperado de la enfermedad.

Por otra parte, ante el temor de que el certificado pueda contener datos personales, las autoridades europeas sostienen que la información estará limitada a lo esencial, como nombre, fecha de nacimiento, fecha de expedición y datos relevantes relacionados con la vacuna, la prueba o la recuperación.

4.¿Cómo afecta todo esto a los viajeros de América Latina?

La Unión Europea aceptó que se trata de un proceso complicado, por lo que deja a cada Estado miembro la responsabilidad de consolidar la información de la mejor forma posible.

Y también cada Estado miembro determinará la forma en que permite la entrada de viajeros no esenciales de terceros países que cumplan los mínimos requisitos. Básicamente, el que se haya completado 14 días después de la aplicación de la vacunación completa.

Así, los gobiernos de España y Alemania le han abierto las puertas a los viajeros no esenciales (turistas) que prueben que han recibido la segunda dosis al menos 14 días antes de sullegada.

El gobierno de España en su portal Travel Spain dice lo siguiente:

“Desde un territorio incluido en el listado de países/zonas de riesgo (según el listado vigente al momento del viaje) se permitirá la entrada de personas que viajen por turismo con un certificado de vacunación expedido por las autoridades competentes del país de origen a partir de los 14 días posteriores a la fecha de administración de la última dosis necesaria para completar el ciclo de vacunación. Las vacunas admitidas serán las autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento o la Organización Mundial de la Salud.”

En el caso alemán, las únicas vacunas que serán aceptadas son las aprobadas por la autoridad europea: Pfizer, AstraZeneca, Moderna y Jenssen.

Sin embargo, un vocero de la Unión Europea, en conversación con BBC Mundo, aclaró que aunque cada país determinará la forma de ingreso a sus territorio, a la hora de hablar de certificados de covid digitales para viajeros de terceros países habrá que esperar.

“Estos deben esperar a una decisión de ‘equivalencia’: cuando la Comisión esté convencida de que un país tercero expide certificados de conformidad con normas y sistemas interoperables con el sistema de la UE, podrá adoptar una decisión en virtud de la cual dichos certificados de terceros países serían aceptados”, anotó.

Esto significa, según la UE, que los certificados de países fuera del continente podrían ajustarse a las mismas condiciones que los documentos de covid digitales de la UE.

También recomendó que, en las actuales condiciones de pandemia, se consulte la información que tienen las embajadas y los consulados de los países europeos en América Latina antes de salir en un viaje de turismo.

En tanto, para el caso de los ciudadanos europeos que residen en países de América Latina y que fueron vacunados allí, el vocero anotó que podrán pedir el certificado digital.

“Los ciudadanos de la UE vacunados en un país no perteneciente a la UE pueden solicitar el Certificado COVID Digital de la UE al Estado miembro de su nacionalidad o residencia”, le explicó el vocero a BBC Mundo.

“El Certificado COVID Digital de la UE se expedirá si existe una prueba fidedigna de vacunación y si la estructura del sistema sanitario lo permite. Para obtener más información, los ciudadanos pueden dirigirse al Estado miembro de nacionalidad o residencia”, añadió.

POR BBC NEWS MUNDO