Cometa recién descubierto podría ser el más grande en la historia

Un colosal cometa, tal vez el más grande jamás descubierto, se precipita a través de nuestro sistema solar. Los astrónomos estiman que este cuerpo helado tiene un diámetro de entre 100 a 200 km, lo que lo hace unas 10 veces más ancho que un cometa típico.

Sin embargo, esta estimación es bastante aproximada, ya que el cometa sigue estando muy lejos de la Tierra y su tamaño se calculó en función de la cantidad de luz solar que refleja. El cometa hará su máxima aproximación a nuestro planeta en 2031, pero incluso entonces permanecerá a bastante distancia.

Oficialmente cometa

El objeto, designado oficialmente como cometa el 23 de junio, se llama cometa C/2014 UN271 o Bernardinelli-Bernstein en honor a sus descubridores, el estudiante de posgrado de la Universidad de Pensilvania Pedro Bernardinelli y el astrónomo Gary Bernstein.

Los cometas son cuerpos helados que se evaporan al acercarse al calor del Sol, haciendo crecer su coma y sus colas. Las imágenes del Dark Energy Survey (DES) del objeto en 2014-2018 no mostraban una cola típica de cometa, pero un día después del anuncio de su descubrimiento a través del Centro de Planetas Menores, los astrónomos que utilizan la red del Observatorio de Las Cumbres tomaron nuevas imágenes del cometa Bernardinelli-Bernstein que revelaron que ha crecido una coma en los últimos 3 años, convirtiéndolo oficialmente en un cometa, según la declaración del 25 de junio del Laboratorio Nacional de Investigación de Astronomía Óptica-Infrarroja de la Fundación Nacional de Ciencias, o NOIRLab.

“Tenemos el privilegio de haber descubierto quizás el cometa más grande jamás visto –o al menos más grande que cualquier otro bien estudiado– y de haberlo detectado con la suficiente antelación para que la gente pueda observar su evolución a medida que se acerca y se calienta”, dijo Bernstein en el comunicado de prensa del NOIRLab.

Distancia equivalente a la de Urano

El cometa Bernardinelli-Bernstein se encuentra ahora a una distancia equivalente a la de Urano, aproximadamente 20 unidades astronómicas (UA) del Sol. (Una UA es la distancia entre la Tierra y el Sol, unos 150 millones de kilómetros).

Ahora que se conoce el cometa, los astrónomos tienen la certeza de que procede de un lugar llamado nube de Oort, una esfera de objetos antiguos y helados que rodean el sistema solar. Es normal que los cometas sean expulsados de la nube de Oort y atraviesen nuestro sistema solar. En su punto más cercano a la Tierra, éste pasará cerca de la órbita de Saturno, a más de mil millones de kilómetros del sol, en 2031.

Sin embargo, no se trata de un transitorio cotidiano. Lo que hace que el cometa Bernardinelli-Bernstein sea tan especial es el hecho de que no ha visitado el sistema solar interior en tres millones de años y, sobre todo, que es inusualmente gigante. La mayoría de los cometas tienen un tamaño de un kilómetro o menos, y a menudo solo son perceptibles para nosotros porque comienzan a derretirse cuando se acercan al sol, dejando una icónica “cola” o coma.

Seguimiento intensivo

El cometa Bernardinelli-Bernstein será objeto de un seguimiento intensivo por parte de la comunidad astronómica para comprender la composición y el origen de esta enorme reliquia, según el comunicado de NOIRLab.

Los astrónomos sospechan que puede haber muchos más cometas de este tamaño por descubrir esperando en la Nube de Oort, mucho más allá de Plutón y del Cinturón de Kuiper. Se cree que estos cometas gigantes fueron dispersados hacia los confines del Sistema Solar por la migración de Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno al principio de su historia.

“Este es un anclaje muy necesario sobre la población desconocida de grandes objetos en la Nube de Oort y su conexión con la migración temprana de los gigantes de hielo/gas poco después de la formación del Sistema Solar”, dijo el astrónomo de NOIRLab Tod Lauer.

“Estas observaciones demuestran el valor de las observaciones de sondeo de larga duración en instalaciones nacionales como el telescopio Blanco”, dice Chris Davis, director del Programa de la Fundación Nacional de Ciencias para NOIRLab. “Encontrar objetos enormes como el cometa Bernardinelli-Bernstein es crucial para nuestra comprensión de la historia temprana de nuestro Sistema Solar”.

Todavía no se sabe cuán activo y brillante será cuando alcance el perihelio. Sin embargo, Bernardinelli afirma que el Observatorio Vera C. Rubin, un futuro programa de NOIRLab, “medirá continuamente el cometa Bernardinelli-Bernstein hasta su perihelio en 2031, y probablemente encontrará muchos, muchos otros como él”, lo que permitirá a los astrónomos caracterizar los objetos de la Nube de Oort con mucho más detalle.

POR AGENCIAS