Columna Camina Conmigo

Sigan matando, seguimos rayando

Y seguimos con las mismas ideas retrogradas, “¡qué si pintaron monumentos! ¡Qué si destruyeron X o Y cosa! ¡Qué si dolió que fueran violentas! Y un sinfín de ¡Qué sí! Que en realidad no sirven más que para queja, porque no están viendo la realidad, están viendo las formas y no los fondos.

En México hasta hoy se siguen matando mujeres sólo por ser mujeres, se siguen violando porque el hombre cree que tiene derecho sobre ellas y siguen diciendo las mismas estupideces que siempre ¡mira cómo va vestida! Ella puede estar desnuda, y no tienes porque tocarla, si ella no quiere; ¡Es que no son horas de estar en la calle! ¿¡En serio!? ¿Y por qué el violador o el asesino o ambos sí podía estar a esa hora? ¡NO! La mujer es ultrajada y todavía de eso violada en sus derechos porque desde las mismas mujeres no se apoyan, policías que se burlan, jueces que se hacen los ciegos, y un sinfín de personajes lacras que no ayudan, ni estorban, pero si aniquilan a las mujeres.

Siguen llorando los monumentos, ¡por favor! Esos se limpian, esos se restauran, pero no podremos restaurar la vida de una muerta, y no sólo de una, de miles. Hace poco en Toluca una familia espero cuatro días para poder revisar la casa del violador y asesino de su hija, y éste se fugó, porque la ley es lenta y siempre salen con sus pendejadas en donde la mujer tiene la culpa, no se entiende que cuando ella dice no, es ¡NO!

Y no faltan los defensores de la moral que son más inmorales que nada, que vean lo que hacen, que con violencia no se arreglará nada, que ellas son las primeras en violentar y otra vez digo ¡es en serio!

No podemos ser tan ciegos y creer que ellas fueron las primeas en violentar, cuando por siglos se han matado a las mujeres tan sólo por saber, por conocer, por querer descubrir, y si no recuerdan, nada más vayan a la historia y vean las persecuciones de brujas que se hicieron, simplemente porque ellas querían conocer y algunas conocían.

Es su derecho, a vivir sin miedo, a vivir sin esconderse, ¡A vivir!

No se vale que sigamos viendo las cosas de forma tan estúpida, ¿qué no es la forma? Estoy de acuerdo, pero en el fondo no se arregla nada, entonces qué importa si esa es la forma en que veremos el fondo, pues a darle, porque si siguen matando mujeres, espero que ellas sigan rayando monumentos, y entender que, si un hombre se mete, pues bajo su riesgo, porque ellas ya están cansadas de las cosas, y del sistema opresor.

Gente, no es contra los hombres, es contra el sistema machista que oprime y se burla de ellas porque las ve como personajes de segunda categoría, leí una cartulina de la marcha que decía “quien fuera estatua, para que así el estado te proteja”, y dije eso es indignante, pero realista, el estado protege más un pedazo de piedra que a una persona, que realidad tan triste.

Son nueve mujeres al día las que matan… espero que nunca toque ninguna de tu familia, y si toca, y no se hace nada, entonces sabrás que marchar y rayar no es “una marcha violenta”, sino una forma de decir ¡Basta!

Por lo demás amigos míos, caminen conmigo, les aseguro que será genial fabuloso y sobre todo liberador