Columna Camina Conmigo

Columna Camina Conmigo

El que a hierro mata…

Últimamente ha estado de moda el asunto de la muerte de los LeBarón, y digo de moda porque se habla demasiado en las redes sociales y en otros medios sobre esto, como si viniera algo fuerte para distraernos, “cortinas de humo” le llamamos, sin embargo, y para dolor de muchos, ya no estamos en presidencias pasadas, la de ahora es muy diferente, y no creo que sea una cortina de humo.

No crean, me quise abstener a comentar sobre el caso, que desde mi óptica es trágico por ser niños y mujeres, pero, ¿qué tanto estaban metidos en todo eso del crimen organizado? Y sé que no faltarán los defensores de la “justicia”, que no son más que simples criticones de todo que dirán ¡no importa si estaban en el crimen organizado! Yo diré ¡Realy! Como cuando pasó lo de los huachicoleros, queriendo culpar al gobierno de algo que ellos mismo se provocaron, y después no faltó el que creía ser empático (doble cara) y defendiera a los que robaban y que por mucho se arriesgaban a morir… y murieron.

Lo chistoso es que después de la masacre de la familia LeBarón salieron muchas cosas a la luz, como su supuesta (y digo supuesta porque es “dicen”) participación en el narcotráfico, lo que sí es verdad es que el Barzón ha dado a conocer, amenazas de muerte de parte de los LeBarón, además que han cometido algunos delitos, esto lo pueden corroborar con una investigación que hizo Lidia Cacho en el 2013 y al cual no se le dio el debido seguimiento, sólo fue un carpetazo más, por ser una familia poderosa.

Y es que vivimos en un país en el que nos da tristeza la muerte del narcotraficante X o Y porque “pinche gobierno no lo hubiese masacrado”, y al mismo tiempo nos quejamos del gobierno mediocre que le tiene miedo al narcotráfico y no lo enfrenta, aunque haya daños “colaterales”, así es nuestra doble moral.

Uno debe saber que el que “a hierro mata, a hierro muere”. Porque no hemos superado la etapa de ser simios en muchas cosas, y nos vengamos, porque es la ley del talión, y que muchos y muchas se cuelgan de estos lares para sacar sus cinco minutos de fama y hablar de “lo injusto que es esto”, cuando dentro de sus vidas son igual de injusto de lo que critican.

Y no estoy diciendo que estuvo bien esta u otras situaciones, pero ¿qué pasa cuando alguien se estaciona en un lugar prohibido y no le decimos nada, porque ¡no es mi problema!? Otra vez, “doble moral”. Estaba viendo un video en donde una señora de unos 60 años, es detenida por un policía y al no traer sus papeles, la señora no se deja detener, se sube a la camioneta y se intenta dar a la fuga, el policía la detiene y la señora le pega, entonces el policía saca un taser y la deja en el suelo y la esposa, los comentarios eran “qué brutalidad; así no se trata a una señora de la tercera edad; eso debe irse a derechos humanos; y cosas así”, yo dije ¡es en serio! La señora no quiso obedecer a la autoridad, le aventó la camioneta, le pegó con su bolsa, y todavía que el policía amablemente le dijo que se bajara, y que se la llevaría detenida, ella le pegó ¿querían que después de esas agresiones la dejara ir? ¡Claro, era una viejita!… delincuente.

No dudo que la familia Lebarón haya cambiado, todos podemos hacerlo, pero si es verdad lo que dice los del Barzón, es probable que ellos mismos hayan sido culpables de lo que les pasó, no sé, el tiempo dirá muchas cosas.

Por lo demás, camina conmigo, te aseguro que la siembra será pacifica, y la cosecha será honorable.