Crepuscular ambrosía


Brama mi pecho tibio
en el insomnio del silencio
mientras la luna de octubre
ve caer a pedazos
mis labios a su boca
rebosante de dulzura
seduciendo el cáliz
carmesí de sus pasiones.

Como promesa de vida
pavonea sus manos
en los azahares
de mi piel desnuda
sepultando así
el tiempo a sus caricias,
reclamando la venia de amor
que de placer ardía.

Juany Hernandez

Derechos Reservados de Autor.

Cd. Reynosa Tamaulipas, México.

Cándida terneza