Admite AstraZeneca que su vacuna contra Covid-19 puede provocar trombosis

El laboratorio AstraZeneca admitió que su vacuna contra el Covid-19 podría tener “un efecto secundario raro”. La empresa habría admitido ante la Justicia de Gran Bretaña las posibles consecuencias de sus dosis, según informan los medios extranjeros.

Múltiples personas demandaron a la compañía multinacional por los efectos adversos de las inoculaciones que se dieron durante la pandemia del 2020. El medio británico The Telegraph señaló que acorde a las nuevas investigaciones habría compensaciones de hasta 125 millones de dólares para los demandantes.

¿Cuáles son los efectos de la vacuna contra el Covid-19 de AstraZeneca?

El laboratorio admitió ante un tribunal de Gran Bretaña que su vacuna podría causar un “efecto secundario raro”, conocido como síndrome de trombosis con trombocitopenia.

MÁS SOBRE CORONAVIRUS… DALE CLICK.

Pese a que la compañía Pharma ya había señalado en un documento publicado en 2021 la posibilidad de ese efecto adverso en casos muy raros, en la actualidad no reconoce las afirmaciones de que ha habido un giro en los documentos judiciales.

Por su parte, los abogados querellantes señalaron que la vacuna generó una reacción adversa grave en muchas personas y que tuvo efectos importantes en las familias. Los acuerdos con el laboratorio podrían ascender a más de 100 millones de libras, según el diario inglés.

¿Qué dice la investigación judicial sobre las vacunas de Astra Zeneca?

El medio británico informó que el laboratorio multinacional admitió la presencia de los efectos secundarios en su defensa legal en el caso de un paciente afectado de nombre Jamie Scott.

OTRAS NOTICIAS DEL MUNDO… DALE CLICK.

El hombre habría sufrido una lesión cerebral irreversible tras desarrollar un coágulo de sangre y una hemorragia en su cabeza luego de vacunarse en abril de 2021. La causa también implica un daño moral, ya que el hospital avisó a su esposa (tiene dos hijos) que su marido moriría.

Pese a que AstraZeneca negó en público la influencia directa de sus inoculaciones en el problema de Scott, el documento legal presentado por su defensa admite la patología “en casos muy raros”, aunque desconoció “el mecanismo causal” e instó a que se realice una pericia más profunda.